Tú.

Mujer, adolescente, niña.

Quiérete tanto que cuando te mires al espejo

lo primero que veas sea lo hermosa

que realmente eres.

Por que cuando lo hagas,

no permitirás que nadie más

pisotee esa luz que posees.

 

Eres hermosa dile al espejo.

Eres digna y valiosa escribe en el.

Y este te lo dará de vuelta hasta que por fin,

lo creas de verdad.

 

Nadie, créeme cuando te lo digo,

nadie, excepto tú

tiene derecho sobre tu libertad.

 

Sé, lo que te duelen esas palabras.

Sé, la prisión que sientes en tu pecho

y el terror que habita en tus piernas.

En tus ojos solo ves una calle

y en el final de esta

no hay callejón con salida.

 

Tu rabia impotente se apodera de tí

como una presa fácil.

Y el león, ataca de nuevo.

Te desgarra el corazón y te arranca el alma.

Te lo arranca tan despacio y tan lento que duele,

duele demasiado para poder verlo.

 

Que tu primer amor seas tu misma.

Que la primera que te respete seas tú.

Para que ese león nunca más

tenga el poder de desgarrar tu corazón.

Ni presa ni depredador.

Amor que desprenda cada rincón de tu alma.

Amor que reluzca en cada poro de tu piel.

Y amor que brille en tus ojos cada vez

que te mires al espejo.

 

 

 

ThaisCalvo

7 thoughts on “Tú, mujer”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *