Roban dinero de todas partes.

Están atentos a cualquier despiste.

Juegan contigo como una muñeca articulable.

Dan un acelerón para adelantarte en la carrera.

Y esto pasa una y otra vez.

 

Alguien te enseña la crueldad social

mientras el repite los mismos actos

y las mismas palabras que salen de demasiadas bocas.

Si no lo hago yo, lo hará el.

Mientras, el te enseña la crueldad social.

 

Atormentados,

Resentidos,

Desinhibidos,

Decaídos,

Apagados.

Sino lo haces tú, lo hará él.

No deseas tal bucle, pero sigue siendo participe de el.

 

Tu,

Yo,

al final nosotros

y en definitiva nuestra sociedad.

 

 

ThaisCalvo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *